Accueil > Día escolar de las matemáticas 2014 > Historia de la computación > Aparatos > La máquina aritmética de Leibniz

La máquina aritmética de Leibniz

“Es inapropiado de hombres excelentes perder horas como esclavos en la labor de cálculo, que podría ser relegada seguramente a cualquier otro si se empleasen máquinas”

Leibniz se inspiró en las ideas de Pascal puestas en práctica en la pascalina, pero pronto descubrió que para poder multiplicar y dividir necesitaba otro tipo de mecanismos.En 1674 puso en marcha su máquina de calcular.Era un prototipo de madera que funcionaba con muchas dificultades.En principio la bautizó comoStaffelwalfe, calculador escalonado, pero pronto le definió como máquina aritmética.Un relojero le fabricó una en metal que es similar a la de la fotografía.

Se componía de dos partes, la superior era fija, y la inferiordisponía de un carro que se desplazaba. La novedad de Leibniz consistía en una serie de cilindros en los que estaban insertadas nueve varillas de longitud variable.

Sobre el cilindro una rueda dentada montada sobre un eje que se encargará de transmitir el movimiento al totalizador que está en el carro.Al girar el discocorrespondiente a la cifra, el cilindro giraba de modo que la rueda dentada del eje se movía más o menos dependiendo de las varillas que estaban a su altura. La rueda transmitía el giro a un disco en el que aparecía la solución que podía verse en una ventana, en la parte superior de la caja.

La máquina usan tres tipos de ruedas : para sumar, para el multiplicando y para el multiplicador. Combinándolas se podían efectuar sumas, restas, multiplicaciones y divisiones.

Leibniz estuvo obsesionado con su máquina aritmética durante toda su vida. Intentó realizar una variante que funcionase en sistema binario. En un manuscrito de 1679 que se conserva en la biblioteca de Basse-Saxe en Hannover se puede comprobar como Leibniz dominaba el cálculo en este sistema.

Desgraciadamente para la historia de la computaciónel número de cilindros que se necesitarían para hacer operaciones con números incluso pequeños hacía imposible la construcción de una máquina que operase en este sistema.

Sin embargo el genial Leibniz se había asomado al futuro.

Lo que sí es cierto es que la máquina aritmética de Leibniz, y no el cálculo diferencial, fue lo que le abrió las puertas de los círculos científicos franceses y de las Academias de toda Europa.

Bibliografía

Muñóz Santonja, J.Leibniz. El cálculo infinitesimal. RBA. 2013

Manuscrito de Leibniz.http://es.scribd.com/doc/207125776/Leibniz-Texte-2

Teclas.org. Museo virtual de máquinas de cálculo.http://www.teclas.org/documentos.php?art=A001

Antonio Pérez Sanz

http://aperez4.blogspot.com.es/

Manuscrito de Leibniz. De Progressione Dyadica.1679