Accueil > Día escolar de las matemáticas 2014 > La computación en la educación matemática > Una situación nueva.

Una situación nueva.

4. Las TIC y la enseñanza de las Matemáticas. Una situación nueva.

Sin pretenderlo, quizás sin pararnos a reflexionar sobre ello, reproducimos esquemas y situaciones de aprendizaje de hace décadas pretendiendo que el mundo exterior no ha cambiado, que la escuela continua siendo la única o al menos la principal fuente de información de niños y adolescentes. Los jóvenes actuales viven en un mundo muy diferente que el de sus abuelos o el de sus padres. Hace muchos años que la familia y la escuela dejaron de ser los únicos canales de información. La revolución tecnológica ha hecho saltar ese mundo por los aires. La escuela ha perdido el monopolio de la transmisión del saber y la verdad. El acceso y la construcción de conocimientos de nuestros jóvenes pasa por multitud de pantallas y aplicaciones informáticas presentes en la red. En la actualidad un profesor que piense que su única preocupación ha de ser trasmitir conocimientos tiene muy poco futuro profesional e incluso puede peligrar su salud mental.

La LOE, y también la LOMCE en su borrador, en el marco de las propuestas de la Unión Europea, establece como una de sus principios destacables la referencia a las competencias básicas, con la intención de destacar los « aprendizajes imprescindibles, desde un planteamiento integrador y orientado a la aplicación de los conocimientos adquiridos ». Estas competencias deben haberse desarrollado al término de la enseñanza obligatoria para que todos los jóvenes puedan alcanzar su realización personal, ejercer la ciudadanía activa, incorporarse a la vida adulta de manera satisfactoria y sean capaces de desarrollar un aprendizaje permanente a lo largo de la vida. Dos de estas competencias cuya adquisición debería ser un logro al finalizar la Educación Secundaria Obligatoria son la competencia matemática y el tratamiento de la información y competencia digital.

Este panorama impone unos cambios profundos en los procesos de integración de las TIC al mundo de la educación, unos cambios que implican una ineludible modernización de las aulas, para pasar del aula clásica de tiza y pizarra al aula digital, y una modernización del sistema educativo en su conjunto.

Si aplicamos técnicas de resolución de problemas al problema de la enseñanza de las matemáticas deberíamos trocearlos en partes para atacarlas de forma más eficaz :

  • ¿Qué matemáticas enseñamos ?
  • ¿Cómo las enseñamos ?
  • ¿Con qué materiales ?

La respuesta, al menos parcial a estos tres problemas nos la brindaba Gonzalo Sánchez Vázquez, presidente de honor de la FESPM, hace ya unos cuantos años :

’... Esta revolución informática y los nuevos contenidos de la Matemática actual no pueden ser desconocidos por la enseñanza. ... Las Matemáticas no deben enseñarse ya de una manera expositiva, estática, transmitida por el profesor a un conjunto de alumnos pasivos. Es preciso que estos participen, observen, exploren, hagan conjeturas y se enfrenten con problemas que les interesan... El profesor es un director de orquesta que apenas se ve, pero que sugiere y orienta constantemente... ’

¿Cómo enseñamos matemáticas ? Una nueva metodológica

La clave : Introducir verdaderas actividades de investigación autónoma para los alumnos, rompiendo con la práctica de la lección magistral seguida de rutinarios ejercicios hasta aburrir al más entusiasta. Enfoque multimedia y multi-recursos.

Las TIC hoy nos abren un nuevo universo de posibilidades basado en nuevos recursos de fácil acceso, nuevas actividades para desarrollar en las aulas y fuera de ellas, nuevos contenidos matemáticos más próximos a la realidad (matemáticas vivas), nuevos métodos didácticos, nuevos roles tanto del profesor como de los alumnos y sobre todo, nuevas formas y nuevos mecanismos de evaluación. Y no me refiero a las reválidas

La organización escolar ha de experimentar unos cambios profundos incorporando de verdad la opción de generar entornos virtuales de aprendizaje basados en las tecnologías de la información y la comunicación, superando las barreras espacio-temporales y facilitando, además de los métodos de aprendizaje individual, el aprendizaje colaborativo. Es decir, incorporando al proceso de enseñanza-aprendizaje las herramientas de lo que se ha dado en llamar web 2.0 y que de alguna forma sirvió para dar nombre al proyecto Escuela 2.0, una de las primeras víctimas educativas del cambio de gobierno.